miércoles, 9 de agosto de 2017

De la autoría de algunas canciones


Yo no estoy de acuerdo con don Vidal Victoriano Gaspar Carrizo, de la agrupación Cauriense de Pulso y Púa, que le contó a mi compañero Barquilla, precisamente en las fiestas del “Cerezo en Flor” de Navaconcejo, que las canciones “Cielito lindo” y “Guantanamera” habían nacido en Coria y habían sido llevadas desde nuestra tierra a las tierras americanas por los conquistadores.
En un contexto general, es cierto que los que enseñamos a cantar, y en general el folklore, a los americanos fuimos los españoles, pero de ahí a arrogarnos la autoría de determinadas canciones —a menos que se demuestre con detalles— es, cuando menos, arriesgado. Por ello, voy a contar lo que yo sé de estas canciones y algunas otras más que se han cantado y se cantan a un lado y otro “del charco”.
El “Cielito lindo” es popular, y puede haberse cantado a un lado y otro con distinta letra, pero su corte es totalmente mexicano, y a menos que se demuestre que se cantaba en Coria antes de la conquista, tenemos que seguir pensando que es mexicana.
En cuanto a “Guantanamera”, la cosa tiene “más delito”, porque la letra de la canción es una poesía de la que es autor el poeta cubano nacido en La Habana el 28 de enero de 1853 y llamado José Martí. A esa poesía se le puso música de guajira y ahora se canta como  tal y se cantó precisamente en la guerra de Cuba, por las tropas “insurgentes” puesto que ese poeta, con Maceo y Máximo Gómez, fue uno de los líderes del lado cubano, aunque sus padres fueran españoles. La guajira fue la canción de los “separatistas” cubanos y la habanera la de las tropas españolas, hasta el punto de que la habanera “”, que es una preciosidad, la cantaban nuestra tropas con la siguiente letra:
“De Cuba la bandera quisieron quitar,
preparar el fusil, ¡Viva España con honra!,
será nuestra enseña. Vencer o morir.”
Yo de lo que estoy convencido es de que “La jota de los pitos” es de Zorita, pero gracias a que el investigador Domingo Sánchez Loro ha publicado una investigación sobre ella, porque es así —seriamente— como hay que hacer las cosas. Lo otro es hablar por hablar.
Diario HOY, 7 de abril de 1982

No hay comentarios:

Publicar un comentario