jueves, 10 de agosto de 2017

Entre políticos y deportistas


Hay que ver la que se armó en el pleno municipal por la utilización del pabellón polideportivo. Lo pedían los grupos socialista y comunista para que, gratuitamente, se cediera el pabellón a cualquier asociación o grupo político que lo solicite, puesto que el Ayuntamiento no tiene local adecuado para estos menesteres, como parece ser es obligado que tenga. El concejal Pepe Blanco, independiente, se fue con un portazo, pero antes de irse manifestó que el pabellón se había hecho al 50 por ciento con Educación Física y Deportes, y así y todo, aún los deportistas más modestos tienen que pagar para contribuir a la conservación de estas instalaciones, por lo que le parecía absurdo que no pagaran los políticos, asociaciones y centrales.
Sin inclinarnos por nadie, es cierto que el deportista “desgasta” más el pabellón que el político, porque tras de correr o jugar a su deporte, suele ducharse, utilizar los servicios, gastar agua, etc., etc., y en el caso de los políticos o sindicalistas, no es obligada la ducha... aunque sobre esto habría mucho que decir, porque bien se les llena la boca a los partidos y centrales diciendo que “lo primero es la base”, por lo que lo segundo debe ser “peinase”, y aunque sólo en peine y agua para el pelo, algo gastaría, gasto que no es lógico mantengan sólo los deportistas quedando los políticos a “chupar rueda”, como suele decirse.
Una solución podría ser el obligar a los asistentes a un mitin a tomar una ducha, aunque es lógico suponer que esto, “cara a las elecciones”, puede tener su quiebra y si somos verdaderamente demócratas no podemos obligar a nadie a que se lave o se duche… ¡vamos digo yo! Por otra parte, el pabellón carece de piscina donde se pueda tirar al líder que no guste a la concurrencia, que sería otra forma de utilización semideportiva, si es que se obliga al pago. En fin, el asunto es complicadillo.
Lo que sí es cierto —y ahora hablando en serio— es que el Ayuntamiento debería tener local para estos desahogos democráticos y culturales, y hasta podría utilizarse de momento el auditorio del parque del Príncipe, que no sabemos por qué no se utiliza, porque tenemos entendido que el pabellón es insuficiente para la mucha demanda de utilización de los deportistas, y si ahora se los mezcla con los políticos aquello va a resultar insuficiente.
Diario HOY, 15 de abril de 1982

No hay comentarios:

Publicar un comentario