martes, 8 de agosto de 2017

La paja en el ojo ajeno


Yo no sé si soy muy localista o es que no acabo de entender la política de nuestros grande partidos que nos dijeron venían a solucionarnos todas las papeletas que teníamos planteadas.
Me explicaré: Resulta que yo, como extremeño, estoy preocupadísimo por esa “alerta roja” sobre la planta de pellets de Fregenal, de la que se nos habla últimamente, y aparte de ello, también estoy preocupadísimo por la Facultad de Veterinaria que dijeron nos iban a dar a Cáceres y, por dimes y diretes, no acaban de darnos, aunque nuestra Diputación o nuestros organismos locales insistan sobre ello, sin que se les haga caso. Me preocupa, asimismo, que las grandes industrias que dijeron nos iban a montar en nuestro territorio regional no acaben de montarse y que el paro sea cada vez mayor y que nuestra región no acabe de encontrar su sitio en el concierto nacional, etcétera, etcétera. Me preocupa también la vuelta de los emigrantes, a los que hemos olvidado tras de que ellos han equilibrado con sus partidas de divisas la economía nacional, sin que les hayamos dado contrapartida a cuenta… en fin, me preocupan muchas cosas locales y regionales que no acabamos de solucionar, ni nos ponemos de acuerdo para una acción conjunta de partidos que tienda a una solución de los problemas que tenemos en puerta y pueden cerrar nuestro futuro.
Al lado de esto, veo que esos grandes partidos o muchos de ellos, se preocupan por situaciones desgraciadas como la de El Salvador, con manifestaciones pidiendo que se solucionen esos problemas internacionales, o bien otras acciones, en las que intervienen también nuestros partidos regionales, pidiendo justicia para Polonia, etc., etc.
Conste que no estoy en contra de que la justicia internacional se cumpla, pero estimo que el buen gobierno debe comenzar por arreglar la propia casa y los problemas que tenemos planteados a nivel local o regional porque debe haber un orden de valores que comiencen por arreglar lo nuestro y, cuando hayamos dado ejemplo en ese arreglo, “echar nuestro cuarto a espadas” en el arreglo de la casa de los demás… No hacer así las cosas me parece el “ver la paja en el ojo ajeno sin reparar en la viga del propio”.
Diario HOY, 28 de marzo de 1982

No hay comentarios:

Publicar un comentario