viernes, 11 de agosto de 2017

Los jardines portugueses de Cáceres


(Incluida en el libro “Ventanas a la Ciudad”)
Ahora se están reestructurando algunos de los antiguos jardincillos de que consta nuestra ciudad. No nos referimos a los de los grandes paseos, de sobra conocidos, sino a los pequeños jardines de plazuela, algunos de los cuales han desaparecido y otros estaban  a punto  de desaparecer. Gracias al buen sentido de nuestro actual alcalde y del propio concejal de jardines, estos jardines se conservarán según estaban, y a nuestro parecer es un acierto el conservarlos, no sólo por las pequeñas zonas verdes y de sombra que representan, sino también porque alguno es ya historia de la ciudad, a la que nos vamos a referir.
Por ejemplo, el jardincillo de San Juan, que ahora se está remodelando en su antiguo estilo, con el empedrado de dos colores. Este jardín va a repararse en su empedrado, se evitará que los coches aparquen dentro de él y se le dotará de bancos. Según nos decía el alcalde, el inconveniente es que no se encuentra ahora la piedra bicolor del empedrado, por lo que se está sacando la antigua piedra y se le dará mayor amplitud a base de arbolado para, con la piedra que sobre, reparar el resto del jardín.
¿Por qué falta esta piedra, si de antiguo había muchos jardines empedrados con ella?, se preguntarán, y la respuesta en la siguiente: Esa piedra se trajo de Portugal, cuando era alcalde el catedrático don Antonio Silva Núñez, allá por los años 1934 al 35, y con ella se empedraron a estilo portugués muchos de nuestro jardines y la Plaza Mayor. En la actualidad, jardines y empedrados de este tipo portugués solo quedan en San Juan, el de la Audiencia y el que hay frente al establecimiento del “Requeté”, aunque hubo muchos otros.
Don Antonio Silva había nacido en Olivenza, cuando era plaza portuguesa, por lo que  él mantuvo mucha vinculación con aquel país hermano hasta el punto de que fue el que instituyó, el día 31 de mayo de 1935, como el “Día de Portugal” de nuestras ferias, y dichos jardines los trazó él y hasta vinieron no sólo la piedra, sino especialistas portugueses para hacer su trazado, por lo que nos parece de perlas que el actual alcalde trate de conservarlos.
Diario HOY, 22 de abril de 1982

No hay comentarios:

Publicar un comentario