miércoles, 9 de agosto de 2017

Otra vez el cepo


En esto el tráfico, unas cosas comienzan con buen pie y otras con malo. Como ejemplo podríamos citar la grúa, muy criticada en los ambientes ciudadanos, pero con “buena prensa” en general —excepto por parte de los que han tenido que sufrirla—, porque al fin y al cabo todos piensan que su actuación ha venido a arreglar —aunque sea poco— el maremágnum de tráfico que nos sufríamos y que nos continuamos sufriendo por lo que habría que decir que la grúa comenzó con buen pie.
No podríamos decir lo mismo del “sonómetro”, que a pesar de las buenas campañas que la prensa en general le hizo, de lo mucho que fiamos en él no sólo los ciudadanos, sino el propio señor Machuca, del que en algún momento se pudo pensar que era un enamorado de tal instrumento, se ha “marchado por el foro”, como un chisme inútil del que nunca hemos vuelto a saber una palabra. Se le presentaba entonces como “el dragón que iba a comerse los ruidos ciudadanos” y su servicio ha sido nulo, hasta el punto de que para darle alguna utilidad podría prestársele al concurso de dragones convocado por el señor Blanco, para el día de San Jorge, a ver si allí hacía algún oficio, aparte de ser pasto de las llamas.
Pero de todos los instrumentos “trafiqueros”, el que con peor pie entró —mejor diríamos peor muelle— fue el “cepo de tráfico”. Como recordarán, los dos primeros que se pusieron tuvieron mala suerte. Uno de ellos lo desmontó limpiamente el encepado y se lo llevó en su propio coche, y otro lo destrozó a porrazos o martillazos el propietario del coche al que se lo pusieron… Pues bien, parece ser que con la primavera vuelven a florecer los “cepos” y hemos vuelto a verlos puesto en algunos vehículos, con la lógica indignación de los “cazados”.
Yo no sé si el cepo es útil, porque creo que su utilidad la da la pronta llegada de la grúa, pero si ésta no llega y el coche estorba, lo que se hace es redoblar el estorbo, máxime si el encepado se niega a mover el coche, como en algún caso viene sucediendo… En fin, que el cepo es complementario y al lado de estas medidas debería solucionarse lo de los aparcamientos, bien con “zonas azules” o de algún otro modo.
Diario HOY, 2 de abril de 1982

No hay comentarios:

Publicar un comentario